Silvia Rocco

Me llamo Silvia. Soy diplomada en Magisterio de educación física, licenciada en Psicopedagogía, maestra en formación de  Pedagogía Waldorf con especialidad en primaria, Scout de corazón, madre, artesana y persona curiosa en constante autoaprendizaje…

Mi amor hacia la infancia nació siendo una niña, durante los campamentos y las reuniones semanales con mi grupo Scout. En esos momentos solo era espectadora y recipiente del amor y entrega desinteresada de unos chicos y chicas que en cada momento compartido daban lo mejor de si mismos para intentar dejar el mundo un poquito mejor de lo que se lo habían encontrado. En mis años dentro del escultismo (educación activa no reglada) descubrí mi adoración absoluta hacia la naturaleza y me fui llenando tanto de valores humanos como de habilidades que la educación reglada no conseguía inculcar.

Por ello quise dedicarme a la educación, para aportar mi granito por un mundo mejor. Comencé los estudios en magisterio y posteriormente en psicopedagogía, formación que me supo a poco ya que yo buscaba un conocimiento más profundo del ser humano, buscaba una pedagogía que respetase los ritmos de cada niño y niña, quería trabajar en una escuela donde realmente la naturaleza y el ciclo de la vida fuesen tenidos en cuenta para el crecimiento del ser.

Y es así como en 2013 la pedagogía Waldorf me encontró y como yo encontré a mi escuelita, la escuela Waldorf “La Alpujarra”, donde pude descubrir la Antroposofía como forma de autoconocimiento y forma vida. Tras unos años el universo me puso rumbo a una nueva aventura en la isla de Tenerife, donde estuve trabajando en la escuela Waldorf “El Lucero”.

Un año después llego a mi vida mi mayor maestra, mi hija, por lo que decidí retirarme un tiempo de la escuela para con amor, paciencia, tiempo y dedicación, acompañarla en el desafío que es para ella el día a día.

En este tiempo inicié un proyecto como Madre de día en casa llamado “El Cubil” y de ese modo poder conciliar la vida familiar con la laboral de una manera saludable.

Hoy estoy aquí, en la escuela internacional Waldorf “Girasol” de Sevilla, donde con gran vocación, alegría, serenidad, paciencia y fascinación me entrego a este maravilloso trabajo, dejando constancia de que otra alternativa donde el amor, el respeto y la libertad como bases del nuevo paradigma educativo y social, es posible.

“Solo se dispensa al hombre el verdadero autoconocimiento cuando con amor se interesa por los demás;

Sólo alcanza el hombre el verdadero conocimiento del mundo, cuando intenta conocer su propio ser.”

Rudolf Steiner

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies