fbpx

El movimiento es la causa de toda la vida, decía Leonardo da Vinci. Nada es estático. Todo fluye, está vibrando, se transforma y crece.

Pensó Marisa de niña que lo suyo sería la danza, pero a los 20 años el circo se cruzó en su vida. Por aquel entonces poco o nada se conocía sobre pedagogía circense en nuestro país, pero su desarrollo como trapecista le abrió las puertas a un mundo nuevo en el que la realización y empoderamiento personal le hicieron crecer día a día. Fue de las pioneras.

La vida de Marisa es movimiento, porque con el movimiento mismo aprendió a canalizar sus dificultades y sus necesidades siendo una niña. «Me salvó», dice, y se convirtió en su herramienta de sosiego, equilibro y paz interior.

Su tarea hoy, en parte y después de haberse formado en Madrid,  Francia, Bélgica y Barcelona, es volver a hacer magia y transmitir todo ese legado a los niños.

La actividad de circo hoy en día

A estas alturas sería una falacia negar que el circo representa una parte importante de la cultura humana. Es una práctica construida a lo largo de muchos siglos, y los ejercicios corporales de acróbatas, malabaristas y contorsionistas son fruto de expresiones que tienen su origen en nuestra propia naturaleza.

Si piensas en el circo como concepto puede que vengan a tu mente monociclos, carpas en blanco y rojo, mazas, aros e incluso forzudos y hombres bala. Pero hoy venimos a hablarte de algo mucho más profundo, porque el universo circense, cargado de simbolismo y alegorías, esconde una dimensión en la que la el arte, la sensibilidad, la expresividad y el crecimiento se mezclan para crear una experiencia única.

4 grandes beneficios de la práctica de circo

La actividad circense es, en la actualidad, una potente herramienta pedagógica a través de sus distintas disciplinas, como son la acrobacia, los malabares, el equilibrio o el clown. De esta manera, la práctica favorece  la sensibilidad por la expresión corporal, fomenta la cooperación, la tolerancia y el respeto, aumenta la autoestima, el conocimiento y control del propio cuerpo, y desarrolla la creatividad y la constancia. Pero vamos por partes.

En sus sesiones de circo cada lunes, Marisa trabaja con niños de entre 5 y 12 años sobre diferentes objetivos, que podemos dividir en cuatro grandes bloques de beneficios:

1. Conciencia corporal:

  • Desarrollo de la expresión motriz a través del placer del movimiento.
  • Desarrollo de la relación espacio-tiempo.
  • Desarrollo de las cualidades motrices, como la coordinación global y segmentaria, así como los factores mecánicos de ejecución (fuerza, flexibilidad, resistencia y orientación espacial).
  • Desarrollo del sentido del ritmo.

2. Expresión y comunicación:

  • Estimulación de la expresión libre y espontánea.
  • Estimulación de la comunicación en todas sus formas.
  • Desarrollo de la deshinibición, es decir, el atreverse a mostrarse ante otros compañeros o el público.

3. Sociabilidad:

  • Desarrollo del trabajo en equipo a través del contacto, la confianza y el respeto.
  • Puesta en práctica de la escucha activa (escucharse y escuchar a los demás).
  • Desarrollo de la capacidad de trabajar y construir en grupo.

4. Creatividad:

  • Desarrollo de la imaginación a través de juegos y ejercicios.
  • Desarrollo de la creatividad a partir de la técnica.
  • Estimulación de la búsqueda creativa.

Dice Marisa que el objetivo de sus clases no es crear artistas de circo, pero sí aportar nociones que, a través del circo, sirvan a estos niños durante toda su vida. Si quieres saber más sobre cómo puedes unirte a esta actividad, te dejamos aquí toda la información.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies